martes, 12 de febrero de 2013

RECETA DE GOLOSINAS


Sé que todos estaréis pensando “¿golosinas? ¡Serán gomin…!”, LO SEEEEEEÉ, casi todos llamamos a estos dulces con ese nombre en el que estáis pensando pero resulta que es una marca registrada y por eso está prohibido llamarles así en un medio de difusión como un blog así que aunque entre amigos les seguiremos llamando así, aquí me veré obligada a llamarles golosinas o chuches.

Una vez aclarado esto, os diré que ésta es la típica receta que te hace la tía favorita de cualquier enano o la amiga más molona de un buen goloso. Es super fácil de preparar y el resultado es genial, no querrás volver a comer chuches del quiosco por la diferencia. Éstas son tan blanditas… mmm, os van a encantar.




Además las posibilidades son infinitas porque cada vez hay más variedad de gelatinas de sabores (y colores) en los supermercados y podéis usar cualquier molde de silicona o cristal para darles forma así que los límites los pondrás tú mismo.

¡OJO!: Tenéis que tener cuidado de no confundir la silicona con la goma ya que la goma no es apta para utilizar con sustancias a altas temperaturas por lo que no nos servirá para esto, tampoco servirá obviamente nada que sea de plástico por el mismo motivo, se nos derretiría.

Yo suelo usar las cubiteras de Ikea y he de decir que el mejor tamaño es el que hace cubitos en forma de flor ya que por ejemplo, las piezas de puzle, son gigantescas cuando se trata de una golosina. También he usado fuentes de cristal para hacer golosinas con los colores de la bandera para ver los partidos de la Selección Española con amigos, pero como he dicho antes las posibilidades son infinitas así que id buscando moldes de corazón para preparar vuestras chuches de San Valentín por ejemplo… o para lo que se os ocurra. Espero que me contéis vuestros experimentos y me mandéis fotitos.


INGREDIENTES:

  • 300 gr de azúcar y más para rebozar las golosinas una vez hechas (para esto mejor azúcar glas) 
  • 200 ml de agua 
  •  20 gr de gelatina neutra en polvo (2 sobres de la marca Royal)
  • 85 gr (1 sobre) de gelatina de sabor (mi favorita es la de frambuesa, sabe como las moras del kiosko, pero hay de frutas tropicales, kiwi, fresa, limón, naranja, etc.) 
  • Aceite de girasol para untar los moldes de silicona



INSTRUCCIONES:

 
Para empezar debéis preparar los moldes de silicona untándolos con aceite de girasol antes de empezar. Yo suelo utilizar cubiteras de Ikea. Necesitaréis unas 4 ó 5 dependiendo del modelo para la cantidad de esta receta.
Poned en un cazo a fuego medio el azúcar, el agua y la gelatina neutra y removiendo con una cuchara de madera llevar a punto de ebullición, en ese momento, sin dejar de remover, añadid la gelatina de sabor y mantened a fuego bajo 8-10 min. sin dejar que hierva. 
Pasado ese tiempo retiráis el cazo del fuego y dejáis 1 min o menos reposar hasta que se forme una capa blanca arriba que debéis retirar con mucho cuidado. 
En este momento se podría añadir algún colorante si queréis y con ayuda de una cuchara se rellenan los moldes con cuidado.
Enfriar mínimo 12 horas en la nevera y pasado ese tiempo pasar las golosinas por azúcar (mejor glas)


Para hacer golosinas de varios colores hay que poner primero una mezcla de gelatina de un color  y dejar enfriar entre 6 y 12 horas, luego se debe repetir la receta con gelatina de otro color y verter sobre la primera que ya estará sólida y se dejará enfriar otra vez entre 6  y 12 horas y así tantas veces como capas de colores queráis que tengan vuestras chuches. 
Si no tenéis moldes de silicona o simplemente queréis hacer una gran cantidad y os da igual la forma de las golosinas lo podéis hacer en una fuente de cristal previamente untada con aceite de girasol y la única diferencia es que al enfriar la mezcla tendréis una gran chuche del tamaño de la fuente que hayáis usado así que para cortarla en chuches de un tamaño más normal con la ayuda de un cuchillo grande y bien afilado (preferiblemente un poco engrasado para que no se pegue) debéis cortar sobre una tabla tiras de la anchura que le queráis dar a vuestras golosinas y esas tiras a su vez en tacos y una vez pasadas por azúcar glas estarán listas para degustar.



Ya me contaréis qué tal. Ah! No olvidéis guardarlas en un recipiente lo más hermético posible para conservarlas bien blanditas. Lo ideal es consumirlas en máximo 3 días, no porque caduquen en ese plazo ni mucho menos, sino porque notaréis que se van secando progresivamente y no es lo mismo. Si tenéis que hacer mucha cantidad porque estáis preparando algún evento con muchos participantes lo que podéis hacer es congelar las chuches y sacarlas unas 12 horas antes de ir a consumirlas del congelador. Un consejo: tened cuidado de congelarlas herméticamente cerradas para evitar que cojan sabores y olores extraños.

7 comentarios:

  1. Tus chuches tienen una pinta estupenda y fáciles de hacer así que las haré.Gracias. Amalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amalia! Seguro que te salen riquísimas!

      Eliminar
  2. Esto lo pruebo seguro !!! Otra cosa es que me quede bien , muchas gracias , cuando entre antes no la vi , sino seguro que cotilleo

    ResponderEliminar
  3. que curioso!!!
    yo hice una vez, pero se deshacían, jajaja; tengo que volver a probar ha hacerlas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se deshacían? Mmm, pues o las cantidades no eran las adecuadas o no reposaron lo suficiente. Prueba esta receta y me cuentas ;-). Besos

      Eliminar
  4. Qué sencillitas parecen y cómo me apetecería tener unas de esas por aquí ahora mismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son muy fáciles de hacer y quedan muy blanditas. Prueba y verás ;-)

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte por mi blog y tomarte la molestia de participar. Thank you very much for stopping by my blog and taking the time to participate.