jueves, 21 de febrero de 2013

CUPCAKES DE GUINNESS

Esta receta la hice especialmente para la despedida de mi amigo Felipe. Había oído hablar maravillas de la tarta de Guinness y cada vez veía más fotos de estas cupcakes en Pinterest así que tenía ganas de hacerlas y como Felipe es muy pro-taberna irlandesa (;-)) pues su despedida fue la excusa perfecta para probarlas. Tampoco es que haya que insistirme mucho tratándose de temas irlandeses y dulces, la verdad. Utilicé la receta de www.cocinillas.es y el resultado fue muy bueno así que os animo a probarlas.




INGREDIENTES:
Para 24 unidades (aprox.)


250 ml. Cerveza Guinness

250 g mantequilla sin sal a temperatura ambiente

250 gr  harina de repostería

400 gr. azúcar

80 gr cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)

4 cucharaditas de levadura tipo Royal

1 cucharadita de bicarbonato sódico

140 gr de nata líquida para montar

2 huevos

1 cucharadita de extracto de vainilla

HORNO: 180ºC. 15 Min.



INSTRUCCIONES:

1.- Lo primero es mezclar en un cazo la cerveza y la mantequilla y ponerlo a fuego bajo hasta conseguir que se integren. Retiramos y dejamos que se vaya enfriando mientras seguimos con la receta. Encendemos el horno a 180ºC para que se vaya calentando.



2.- En un bol tamizamos la harina de repostería y le añadimos el resto de ingredientes secos: el azúcar, el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato.

3.- En el bol de la batidora ( o en el que vayáis a batir toda la mezcla) ponemos la nata líquida (sin montar) junto con los huevos y la cucharadita de extracto de vainilla y batimos, preferiblemente con una batidora eléctrica de varillas, es mucho más rápido y menos cansado que hacerlo a mano y además la necesitaremos para hacer las cremas de las decoraciones en este tipo de repostería así que si no tenéis estad atentos a las promociones del Lidl porque tienen una sencillita pero que está muy bien para esto por menos de 15€ y si no, en cualquier tienda de electrodomésticos hay un montón de marcas y modelos entre esa y la Kitchen Aid (la reina de las batidoras, 500€ aprox.).

Cuando esté todo bien integrado en el bol de la batidora añadimos nuestra mezcla del paso 1 (la cerveza y la mantequilla) y seguimos batiendo.

Después añadimos nuestra mezcla de ingredientes secos del paso 2 poco a poco y batimos hasta que no queden grumos y se hayan integrado bien todos los ingredientes. El resultado será una masa mucho más líquida que la que se obtiene con otras recetas de cupcakes por lo que habrá que ser especialmente cuidadosos con los papelitos o moldes de magdalenas a usar y con el proceso de llenado para no poner toda la cocina perdida de masa.



Lo ideal es usar moldes consistentes como los de silicona, los de papel de plata que venden como flaneras individuales, los de papel blanco que se llevan ahora que tienen el borde superior rígido… y si usáis moldes de papel utilizad unos con la mayor calidad posible y a poder ser en una bandeja para cupcakes que os ayudará  a mantenerlos a raya en el horno.

Una  vez que tenemos preparados los moldes los rellenamos con cuidado hasta 2/3 de la capacidad total porque si los llenáis hasta arriba rebosarán en el horno, no olvidéis que crecerán un poco.

Y ha llegado el momento de meterlas en el horno. Cada horno es un mundo por lo que la temperatura y el tiempo de las recetas debe ser un dato para orientarnos pero cada uno debe de adaptarlo a su propio horno. En principio la recomendación para esta receta es hornear unos 15 min. a 180ºC.

En mi horno por ejemplo puedo seleccionar que caliente por arriba y por abajo sin ventilador pero si el vuestro os obliga a utilizar el ventilador probablemente tendréis que bajar un poco la temperatura del horno. En general la mejor zona para colocar la bandeja es la zona baja del horno pero sin pegarla del todo al fondo.

Vigilad las cupcakes intentando no abrir el horno hasta el final, cuando se haya cumplido aproximadamente el plazo de 15 minutos y veáis que por la pinta ya están hechas, abrid el horno con cuidado y con un palillo o aguja pinchad el centro y si sale limpio es que ya está, si todavía se mancha con la masa blandita tendréis que dejarlas un poco más.

Cuando estén listas sacad la bandeja del horno con mucho cuidado de no quemaros y dejadla a temperatura ambiente 5 min. tras los cuáles debéis sacar con cuidado las cupcakes para pasarlas a una rejilla hasta que se enfríen por completo, si no lo hacéis la condensación hará que los papelitos se separen del cupcake o se transparenten y se reblandezcan en el fondo.


Una vez que estén totalmente frías estarán listas para decorar. En esta ocasión les he puesto un frosting de queso riquísimo (VER RECETA) pero podéis utilizar la cobertura que más os guste. Tened en cuenta que el sabor de estas cupcakes tira a chocolate así que elegid un sabor que le pegue.

Un truco que he aprendido de la gran Alma Obregón de Objetivo Cupcake Perfecto, es que si no vais a consumir las cupcakes en el día, podéis “almibararlas” como se hace con los bizcochos de las tartas, haciendo unos agujeritos con un palillo para ayudar a que se filtre el almíbar (VER RECETA AQUÍ).

Otra cosa que hay que decir es que para conservar las cupcakes no es necesario refrigerarlas, de hecho es mejor si se mantienen en un lugar fresco y seco pero envasado sin que les dé el aire para evitar que se sequen, como haríais con unas magdalenas normales. Si para la cobertura utilizáis algo que requiera refrigeración entonces la cosa cambia pero la mayoría de las coberturas no lo necesitan.
Y dicho esto, espero que disfrutéis de vuestras cupcakes.

2 comentarios:

  1. Que buenos se ven!
    Creo que tendre que probarlos enseguida!
    Te dejo mi blog que recien estoy empezando
    Saludos!
    Ire
    algodondeazucarire.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Iré y suerte con tu blog. Ahora me paso ;-)

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte por mi blog y tomarte la molestia de participar. Thank you very much for stopping by my blog and taking the time to participate.